¿Estamos a punto de ver una nueva ola de ejecuciones hipotecarias?

Are We About to See a New Wave of Foreclosures? | Simplifying The Market

Con todos los estragos causados por el COVID-19, a muchos les preocupa que podamos ver una nueva ola de ejecuciones hipotecarias. Los restaurantes, las aerolíneas, los hoteles, y muchas otras industrias están suspendiendo a los trabajadores o reduciendo drásticamente sus horas. Sin un trabajo, muchos se preguntan cómo podrán pagar sus gastos hipotecarios.

Hay muchas razones por las que no veremos un aumento en el número de ejecuciones hipotecarias como lo hicimos durante el desplome de la vivienda hace más de 10 años atrás. Estas son solo algunas:

El gobierno aprendió su lección la última vez

Durante el pasado desplome de la vivienda, el gobierno tardó en reconocer los desafíos que tenían los propietarios y esperó demasiado tiempo para conceder un alivio. Hoy, la acción está sucediendo rápidamente, solo esta semana:

  • La administración federal de la vivienda indicó que esta promulgando una “suspensión inmediata de las ejecuciones hipotecarias y los desalojos para los propietarios de viviendas unifamiliares con hipotecas aseguradas por la FHA” durante los próximos 60 días.
  • La Agencia federal de financiamiento de la vivienda anunció que está ordenando a Fannie Mae y Freddie Mac a suspender las ejecuciones hipotecarias y los desalojos por “al menos 60 días”.

Los propietarios aprendieron su lección la última vez

Cuando el mercado de la vivienda estaba fuerte a principios de la década de 2000, los propietarios ganaron una enorme cantidad de plusvalía. Muchos comenzaron a sacar esa plusvalía. Algunos comenzaron a usar sus casas como cajeros automáticos para comprar artículos de lujo como automóviles, motos acuáticas, y vacaciones de lujo. Cuando los precios bajaron, muchos se encontraban en una situación de plusvalía negativa (donde la hipoteca era mayor que el valor de sus viviendas). Algunos simplemente las abandonaron, dejando a los bancos sin otra opción que hacer una ejecución hipotecaria en sus propiedades.

Hoy, la situación de la plusvalía en los Estados Unidos es muy diferente. De 2005 a 2007 los propietarios cobraron $824 mil millones de dólares de plusvalía al refinanciar. En los últimos tres años, solo cobraron $232 mil millones, menos de un tercio de esa cantidad. Eso ha llevado a que:

  • 37 % de las casas en los Estados Unidos no tengan hipotecas en absoluto
  • Del 63 % restante, más de 1 de cada 4 tienen más del 50 % de plusvalía

Incluso si los precios cayeran (y la mayoría de los expertos no lo están prediciendo), la mayoría de los propietarios todavía tendrían grandes cantidades del valor en sus casas y no abandonarían ese dinero.

Habrá ayuda disponible para los negocios individuales y las empresas pequeñas

El gobierno es consciente del dolor financiero que ha causado este virus y seguirá causando. Ayer, la Associated Press informó:

“En un memorando, la Tesorería propuso dos infusiones en efectivo de $250,000 mil millones a los individuos: Un primer conjunto de cheques emitidos a partir del 6 de abril, con una segunda oleada a mediados de mayo. Los montos dependerán de los ingresos y del tamaño de la familia”.

El plan también recomiendo $300 mil millones para las empresas pequeñas.

En conclusión,

Estos no van a ser tiempos fáciles. Sin embargo, las lecciones aprendidas de la última crisis tienen a los estadounidenses mejor preparados para aguantar la tormenta financiera. Para aquello que no pueden, la ayuda está en camino.

Compradores bumerán: ¡No tengan miedo de comprar una casa de nuevo!

Boomerang Buyers: Don’t Be Afraid to Buy a Home Again! | Simplifying The Market

Según CoreLogic, desde 2006 a 2014 “hubo 7.3 millones de ejecuciones hipotecarias y 1.9 millones de ventas por menos de la deuda”. La vacilación que algunos estadounidenses sienten después de experimentar una ejecución hipotecaria trae a la mente el viejo refrán: “Si me engañan dos veces la culpa es mía”.

Según el informe 2019 Home Buyer Report de NerdWallet,

Trece por ciento de los estadounidenses han perdido su casa debido a un evento financiero cono la ejecución hipotecaria en los últimos 10 años. Más de 6 en 10 de ellos (61 %) aún no han comprado una casa, y 20 % de aquellos que no han vuelto a comprar dicen que nunca van a comprar”.

Esto tiene sentido. Ellos no quieren volver a sufrir el mismo dolor. Como piedra angular del sueño americano, nadie quiere perder la propiedad de la vivienda. Pero vamos a ilustrarlo simplemente: Recuerda cuando aprendió a montar su primera bicicleta durante su niñez. ¿Dejo de montarla porque se cayó y se raspo las rodillas? O ¿Se subió de nuevo y trato hasta que fue capaz de montar sin caerse?

Comprar una casa no es tan simple como aprender a andar en bicicleta, pero ¡El concepto es el mismo! Hay muchas cosas que necesitamos aprender que afectan la capacidad para obtener el financiamiento necesario para comprar una casa. Los sucesos pasados pueden determinar si hay un período de espera. En otras palabras, ¡Tiene que dejar que sus rodillas cicatricen antes de intentarlo de nuevo!

Como hemos mencionado, la propiedad de la vivienda tiene muchos beneficios financieros y no financieros. Cada persona tiene que repasar los pros y contras, tomando el tiempo para averiguar lo que es mejor para su familia. ¿Debería continuar alquilando? O ¿Debería tratar de comprar de nuevo?

La buena noticia es que algunos “compradores bumerán” están regresando al mercado. ¡Están volviendo a montar su bicicleta?

“De 2.8 millones de antiguos propietarios cuyas ejecuciones hipotecarias, ventas por medio de la deuda o bancarrotas salieron de su informe de crédito desde enero 2016 a noviembre 2018, 11.5 % han obtenido una hipoteca nueva, según un estudio de la Agencia de calificación crediticia Experian”.

El informe de NerdWallet’s también informó que:

  • 6 % planea comprar una casa este año.
  • 39 % pretende comprar en los próximos 3 años.
  • 58 % dice que comprará dentro de los próximos 5 años.

En conclusión,

Si usted perdió una casa debido a un evento financiero, pero le gustaría revisar sus opciones, ¡Reunámonos para ayudarle a crear un plan para obtener una casa en el futuro!