Los números de las indulgencias son más bajos de lo esperado

Forbearance Numbers Are Lower than Expected | Simplifying The Market

Originalmente, algunos analistas de la industria de la vivienda estaban preocupados de que el programa de indulgencias hipotecarias (que permite a las familias retrasar los pagos a una fecha posterior) podría llevar a un aumento de las ejecuciones hipotecarias cuando terminen las indulgencias. Algunos incluso temían que pudiéramos revivir el desplome de la vivienda de 2006 a 2008 de nuevo. Sin embargo, eso parece poco probable al examinar los datos.

Según informó Odeta Kushi, economista principal adjunta de First American:

“A pesar de la moratoria federal de las ejecuciones hipotecarias, había temor de que hasta el 30 % de los propietarios de viviendas requerirían indulgencias, lo que finalmente llevaría a un tsunami de ejecuciones hipotecarias. La indulgencia no alcanzó el 30 %, sino que alcanzó un máximo del 8.6 % y ha estado disminuyendo constantemente desde entonces”.

Según los datos mas actuales de Black Knight, el porcentaje de las casas con indulgencias ha caído al 7.4 %. El informe también da la disminución de las cifras en bruto:

“La tendencia general de mejora gradual en el número de hipotecas con indulgencia activa continua. Según los últimos datos del ‘McDash Flash Forbearance Tracker’ de Black knight, El número de hipotecas con indulgencia activa disminuyó otros 71,000 durante la semana pasada, empujando el total a menos de 4 millones por primera vez desde comienzos de mayo”.

Aquí hay una gráfica que muestra la disminución de las indulgencias en los últimos meses:Los números de las indulgencias son más bajos de lo esperado | Simplifying The Market

El informe también explica que, en general, la actividad de indulgencias disminuyó con un 10 % menos de solicitudes nuevas de indulgencias para la vivienda y casi un 40 % menos de renovaciones.

¿Qué pasa con las posibles ejecuciones hipotecarias una vez que terminan las indulgencias?

Kushi también aborda esta pregunta:

“Hay dos razones principales por las que es poco probable que esta crisis produzca una ola de ejecuciones hipotecarias similar a la recesión de 2008. En primer lugar, el mercado de la vivienda está en una posición mucho mas fuerte en comparación con la década pasada. acompañado de normas crediticias más rigurosas, la relación deuda-ingreso de los hogares se encuentra en un mínimo en cuatro décadas y la plusvalía de las casas cerca de un máximo en tres décadas. De hecho, hasta ahora, los datos de MBA indican que la mayoría de los propietarios de vivienda que aprovecharon los programas de indulgencia de pagos se mantienen al día en su hipoteca o están pagando el préstamo a través de la venta de la vivienda o una refinanciación. En segundo lugar, esta recesión impulsada por el sector de los servicios está afectando desproporcionadamente a los inquilinos”.

Hay un desafío potencial

Hoy, las opciones disponibles para los propietarios evitarán un gran aumento en las ejecuciones hipotecarias. Eso es bueno no solo para las familias afectadas, sino para el mercado general de la vivienda. Sin embargo, un estudio reciente de Fannie Mae revela que muchos estadounidenses no saben que tienen opciones.

Es imperativo que las familias potencialmente afectadas entiendan mejor los programas de alivio hipotecario disponibles para ellos, para su situación personal de la vivienda y para el mercado de bienes raíces en general.

En conclusión,

Si los estadounidenses comprenden completamente sus opciones y toman buenas decisiones con respecto a esas opciones, la desaceleración económica actual no necesita llegar a una ejecución hipotecaria masiva.

Por qué las ejecuciones hipotecarias no destruirán el mercado de la vivienda el próximo año

Why Foreclosures Won’t Crush the Housing Market Next Year | Simplifying The Market

Con la fuerza actual del mercado de bienes raíces aumentando cada día y más estadounidenses regresando al trabajo, una recuperación mas rápida de lo esperado en el sector de la vivienda ya está en marcha. A pesar de todo, muchos siguen haciendo la pregunta: ¿Veremos una ola de ejecuciones hipotecarias como resultado de la crisis actual? Afortunadamente la investigación muestra que se espera que el número de ejecuciones hipotecarias sea mucho menor que el que experimentó este país durante la última recesión. Aquí está el porqué.

Según Black Knight Inc., el número de personas con indulgencia activa se ha estado nivelando durante el último mes (ver la gráfica a continuación):Por qué las ejecuciones hipotecarias no destruirán el mercado de la vivienda el próximo año | Simplifying The Market

Black Knight Inc. también señala que de las 4,208,000 familias a las que originalmente se les concedió la indulgencia, solo 2,588,000 de estos propietarios obtuvieron una prórroga. Muchos propietarios han comenzado una vez mas a pagar sus hipotecas, otros terminaron de pagar sus casas, o nunca han estado morosos en sus pagos en primer lugar. Es posible que hayan solicitado la indulgencia por precaución, pero nunca la utilizaron (véase la gráfica a continuación):Por qué las ejecuciones hipotecarias no destruirán el mercado de la vivienda el próximo año | Simplifying The Market

Por lo tanto, el mercado de la vivienda, y los propietarios están en una posición mucho mejor de lo que muchos piensan. Mucho de eso tiene que ver con el hecho de que los propietarios de las casas de hoy tienen más plusvalía de lo que la mayoría se da cuenta. Según John Burns Consulting, más del 42 % de las casas están libre y sin deudas, lo que significa que no están vinculadas a una hipoteca. Del 58 % restante, el propietario promedio tiene $177,000 en plusvalía. Ese número mantiene a muchos propietarios a flote hoy y les da opciones para evitar la ejecución hipotecaria.

Si bien ATTOM Data Solutions indica que existe un potencial para que el número de ejecuciones hipotecarias aumente en todo el país, es importante entender por qué no sacudirán el mercado de la vivienda esta vez:

“Estados Unidos se enfrenta a un posible aumento de las ejecuciones hipotecarias en los próximos meses que podría más que doblar el número de hogares amenazados con el desalojo por no pagas sus hipotecas”.

Ese número puede sonar masivo, pero en realidad es mucho más pequeño de lo que parece a primera vista. El número real de ejecuciones hipotecarias trimestrales activas es de 74,860. Eso es más de 7.5 veces menor que el número de ejecuciones hipotecarias que el país vio en el pico del desplome de la vivienda en 2009. Al mirar la gráfica a continuación, está claro que incluso si el número de ejecuciones hipotecarias trimestrales de hoy se duplicara, como indica ATTOM Data Solutions es una posibilidad (no es dado) solo alcanzarán lo que históricamente hablando es un rango normalizado, muy por debajo de donde terminó el mercado de la vivienda hace aproximadamente 10 años:Por qué las ejecuciones hipotecarias no destruirán el mercado de la vivienda el próximo año | Simplifying The Market

La plusvalía está aumentando, los empleos están regresando y la economía se está recuperando lentamente, por lo que la tormenta perfecta para una ola de ejecuciones hipotecarias no está realistamente en el pronóstico del mercado de la vivienda. Como señala Odeta Kushi, economista principal Adjunta de First American:

“Solo, las dificultades económicas y la falta de plusvalía son necesarias, pero no suficientes para desencadenar una ejecución hipotecaria. Solo cuando existen ambas condiciones, una ejecución hipotecaria se convierte en un resultado probable”.

Si bien estamos pensando en cualquiera que pueda terminar en una ejecución hipotecaria como resultado de esta crisis, sabemos que los propietarios de vivienda actuales tienen más opciones que hace 10 años. Para algunos, puede significar vender su casa y reducir el tamaño con ese capital, lo que es un resultado mucho mejor que la ejecución hipotecaria.

En conclusión,

Los propietarios de viviendas actuales tienen muchas más opciones para evitar las ejecuciones hipotecarias y la plusvalía seguramente está ayudando a muchos a mantenerse a flote. Incluso si la tasa actual de las ejecuciones hipotecarias se duplicara solo alcanzaría una marca que esta mas en línea con un rango históricamente normalizado, una muy buena señal para los propietarios y el mercado de la vivienda.