¿La propiedad de la vivienda sigue siendo considerada parte del sueño americano?

Is Homeownership Still Considered Part of the American Dream? | Simplifying The Market

Desde el nacimiento de nuestra nación, la propiedad de la vivienda siempre ha sido considerada una pieza importante del sueño americano. Como Frederick Peters informa en Forbes:

“La idea de un lugar propio suscita la historia estadounidense. Nos convertimos en una nación por el deseo de despojarnos de los lazos con Europa, que todavía era en muchos aspectos una colección de sociedades feudales. Las viejas familias ricas, o la iglesia, poseían toda la tierra y, con pocas excepciones, todos los demás eran inquilinos. La magia de los estados Unidos estaba no solo en su sentido de oportunidad, sino también en la creencia de que la vida podría ser moldeada en todos los sentidos por el individuo. La gente viajaba aquí no solo por la libertad religiosa, sino porque en los Estados Unidos todo parecía posible”.

Además, un documento de investigación publicado justo antes de las ordenes de permanecer en casa emitidas el año pasado concluye:

“La propiedad de la vivienda es innegablemente la piedra angular del sueño americano, y es inseparable de nuestro espíritu nacional de que, a través del trabajo duro, todos los estadounidenses deben tener oportunidades de prosperidad y éxito. Es la estabilidad y la creación de riqueza que proporciona la propiedad de la vivienda lo que representa el mecanismo principal a través del cual muchas familias estadounidenses pueden lograr una movilidad socioeconómica ascendente y mayores oportunidades para sus hijos”.

¿Ha cambiado el año pasado la visión de los estadounidenses sobre la propiedad de la vivienda?

Definitivamente no. Una encuesta a posibles compradores de vivienda publicada por realtor.com la semana pasada revela que convertirse en propietario sigue siendo la razón principal por la que los compradores de vivienda por primera vez de este año quieren comprar una casa. Cuando se les preguntó por qué quiere comprar, tres de las cuatro respuestas principales se centran en los beneficios financieros de tener una casa. Las cuatro razones principales para comprar son:

  • 59 % – “Quiero ser propietario”
  • 33 % – “Quiero vivir en un espacio en el que pueda invertir en mejorar”
  • 31 % – “Necesito mas espacio”
  • 22 % – “Quiero crear capital”

Los millennials creen fuertemente en la propiedad de la vivienda

La encuesta también informa que el 62 % de los millennials dicen que el deseo de ser propietario de una casa es la razón principal por la que están comprando. Esto contradice la idea de algunos expertos que habían creído que los millennials iban a ser la primera “generación de inquilinos” en la historia de nuestra nación.

Mientras informaba sobre la encuesta, George Ratiu, Economista Superior de realtor.com dijo:

“Los estadounidenses, incluso los millennials que muchos pensaban que nunca comprarían, tienen una fuerte preferencia por la propiedad de la vivienda por las mismas razones que tenían muchas generaciones antes que ellos: invertir en un lugar propio y en sus comunidades, y construir una base financiera sólida para ellos y sus familias”.

Odeta Kushim Economista Principal adjunta de First American, también aborda la propiedad de la vivienda de los millennials:

“Los millennials han retrasado el matrimonio y tener hijos a favor de invertir en la educación, empujando el matrimonio y la formación de hogares a mediados de los treinta, en comparación con las generaciones anteriores, que principalmente tomaron estas decisiones de estilo de vida a sus veinte años… El retraso en las opciones de estilo de vida retrasa el deseo de ser propietario de una vivienda”.

Kushi continúa explicando:

“A medida que más millennials se casan y forman familias, los millennials siguen listos para transformar el mercado de la vivienda. De hecho, el mercado de la vivienda ya está experimentando las primeras ráfagas de viento”.

En conclusión,

Como siempre ha sido y muy probablemente siempre lo será, la propiedad de la vivienda sigue siendo un componente importante en la búsqueda del sueño americano de cada generación.